Carlos Miragaya

kibibiki

1

Si nos tomamos los trabajos de nacer (Sthendal) y nos crece y desarrolla un determinado vórtice psicológico llamado por ejemplo España, Alemania, Tanzania..., somos españoles, alemanes, tanzaneses... Ese vórtice psicológico nos conforma conforme a (imagen y semejanza suya). No sólo psicológicamente. Conforma laringe, gusto, olfato, oído... La fuente que mana el feraz y procaz pezón de la ubre psicológica de la que todos hubimos y habemos de mamar hasta ser equis identidad (condicionamiento, Noche oscura [Juan de Yepes], enfermedad...), no cesa nunca de verter en la consciencia su leche. Se nos inflige, es inoculado en nosotros un ADN-psicológico. Somos eso. Hacemos eso. Existimos eso. Reaccionamos (no obrar) conforme a ese determinado código o ADN-psicológico. Conforme a lo que la gran teta psicológica depositó y deposita ininterrumpidamente en nosotros. Haremos, pensaremos, creeremos, sentiremos..., somos, lloramos, cantamos, sufrimos, deseamos, soñamos, morimos... conforme a ese puñado de creencias, ideas, tradiciones, costumbres, hábitos... (herencia, patrimonio, acervo cultural, identidad... Noche oscura. Yepes.) que es cualsequiera vórtice psicológico. Ídem respecto a la identidad o imagen personal de cada uno, forjada no sin independencia respecto a lo dicho.

 

 

 

 

 

 

 

2

Quien comprende que ese ADN-psicológico nos vive, es nosotros, que hasta nuestros más creídos nuestros pensamientos es consecuencia de ello, y que desde ello o conforme a ello reaccionamos (obrar no es reaccionar), tajará de luciente tajo discernidor el cordón umbilical psicológico que lo relaciona con ello y morirá, psicológicamente, naciendo segunda vez, a menester (Bakakaba, Tranvía, núm. 51, Miradas Ibéricas), si queremos descubrir qué cosa es tan libertadora y clarificadora muzanda.

 

 

 

 

 

 


 

Fotos

Arriba a la izquierda Goya. Disparates. "Los ensacados" (detalle). Del catálogo "GOYA" de la Fundación Juan March para las exposiciones habidas en 1988 en la Bayerische Akademie der Schönen Künste (München), en la Haus der Jugend (Wuppertal-Barmen) y en el Stadtmuseum de Düsseldorf. Fotografía: Alfonso C. Pérez.

Centro (arriba y abajo) Muzanda. Foto de Andrea Mesecke. Algarve, Portugal, 1978

 

 

 

Page by Carlos Miragaya

ACMYM.DE - Kreation und Kommunikation

© 2004

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Ir al principio de la página.

 

KIBIBIKI auf Deutsch

 

3

Y no ya cada quien es lo que de él haga-hace el batiburrillo (cajón de sastre) de los elementos (psicológicos) que compongan el ADN (psicológico) de cualsequiera vórtice psicológico, en el que hayamos dado o demos en tomarnos los trabajos de morir y nacer.

 

4

La identidad es una creencia; separa, labra intolerancia, obnubila. No es cuestión de cambiar de creencia, de sustituir una por otra, sino de estar enteramente libre de toda creencia, de modo que ésta no imposibilite (descapacite) para encarar la realidad de manera nueva: sin rutinas (cuágulos) comportamentales, libertados del condicionamiento heredado que es el sumo hacedor de las „realidades“ del mundo en que estamos vivos.

 

 

 

 

 

© Carlos Miragaya, Düsseldorf, 1999

 

 

 

Publicado en traducción alemana de Andrea Mesecke en TRANVÍA, Revue der Iberischen Halbinsel, Heft 53, Zum Thema "identidad". Berlín, 1999